Me intereso trabajar en el brainstorming, la propuesta de “testimoniar en acto sobre nuestra posición, como psicoanalistas, no solo en la cura, sino también en la ciudad”.

Así como el siglo XIX fue « un siglo de manos » como decía Rimbaud, el siglo XX ha sido un siglo de máquinas, el siglo XXI se perfila como, un siglo de pantallas. Además del cine y la televisión, tenemos una nueva variedad de pantallas: el ordenador con Internet, el teléfono móvil, el gps, el ipod, el ipad, el e-reader, los LCD, LED full hdmi, etc etc hasta inclusive portarretratos digitales.

Através de la pantalla se sueña, se juega, se lee, se escribe, se vigila, se envían y reciben correos, se puede hacer un check in, se compra, se hacen lazos, se goza.

Gerard Wajcman comienza su reciente libro « El ojo absoluto » (- L’oeil absolu-, ed. Denoël, Paris, 2010) diciendo: “Una mutación sin precedentes esta en curso en la historia de los hombres. Esto cambia nuestra relación al mundo, a nuestro cuerpo, a nuestro ser mismo”.

Hay un doble aspecto del Superyó de la época, por un lado la seguridad, la video vigilancia, la lógica inmunitaria, como lo ha conceptualizado, el filósofo italiano Roberto Esposito en Immunitas,( Amorrortu editores , BsAs 2005). Por otro lado la pantalla como diversión, como entretenimiento.

La lógica inmunitaria coincide con la evaluación, todo puede ser visto, todo controlado, satélites, video cámaras, que han mostrado su falla en el episodio de la masacre de Virginia tech, efectuada por Cho Seung-Hui, a quien podemos ver y escuchar hoy mismo su manifiesto paranoico en la pantalla de youtube.

Hay otro aspecto de la Pantalla global, como la llama Lipovestsky, es la diversión, el entretenimiento. Que Jacques-Alain Miller ha ubicado en su curso « un esfuerzo de poesía » tomando el sacrificio referido a la ética religiosa (sacrificio que pudimos constatar en alguno de los testimonios) y la diversión (término de Pascal), referido a la ética capitalista. El entretenimiento es una de las industrias más poderosas, productora de plusvalía y plus de gozar.

Sin embargo, seguridad y entretenimiento no se oponen. Lo muestra muy bien el film sobre la guerra de Irak « Vivir al limite » originalmente « The hurt locker », ganador del Oscar, que comienza con un epígrafe: « la guerra es una droga ». Lo muestran muy bien, las fotos de torturas y humillaciones en la cárcel de Abu Ghraib que fueron tomadas por los soldados para enviar a sus amigos.

La lógica inmunitaria que tiene como objetivo preservar la vida, atenta contra la intimidad y el secreto de cada sujeto ; la diversión como mandato rechaza lo imposible del goce, por ejemplo se producen video games donde matar es el entretenimiento, también en ese sentido encontramos actos de violencia sin sentido, donde lo que esta en juego es la diversión.

Esto da nuevas formas clínicas donde conviven el “todo vale” con el panic attack.

Es fundamental en ese sentido la indicación del Dr. Lacan, para los analistas, « que sepan su función de interprete en la discordia de los lenguajes » y la interrogación de Jacques-Alain Miller: De que modo un psicoanalista que no sepa orientarse en la sociedad en la que vive y trabaja, en los debates que inquietan a la misma, seria apto para tomar a cargo los destinos de la institución analítica?

Es fundamental que los analistas podamos ocupar el lugar no de una pantalla más, sino de un partenaire que tenga posibilidad de leer, interpretar y responder en la falla del nuevo orden simbólico.

Notas

*Paris 29 de abril 2010 (Congreso de la AMP)