uma_nova_amigaLa mujer no existe, afirma Lacan en el Seminario 20, cuando demuestra que la mujer entra en campo por el lado de la Existencia y no del Universal, terreno del hombre y del falo. Sin embargo, quien no existe es La mujer toda, completa, omnipotente, no barrada por la castración, que también estaría del lado del Universal. Al contrario, una mujer, barrada, demuestra en sí misma la dimensión propiamente efímera y contingente de la existencia, del estar en el mundo. Una mujer existe encarnando el agujero, la barra, la castración, la división, el no-todo. “[…] quiere decir que cuando un ser hablante se alinea bajo la bandera de las mujeres, esto es posible a partir de que éste se funda por ser no-todo situado en la función fálica.”[1]

Muy diferente de La mujer en la psicosis o aún de La mujer fálica (o en sus momentos fálicos). Diferente también de la mujer-imagen-toda presentada a continuación.

François Ozon, en la película Una nueva amiga[2], muestra el imperio de las imágenes de La mujer en toda su diversidad: mujer-niña; mujer-casada; mujer-madre; mujer-amiga; mujer-muerta; mujer-abuela; mujer-bebé; mujer-que-ama-hombre-vestido-de-mujer; hombre-vestido-de-mujer que ama una mujer y la embaraza…

Con pocos diálogos, la imagen en la película es imperativa, predomina sobre las palabras. Instrumento principal de la narrativa, muestra en cuadros sucesivos la extrema plasticidad contemporánea de estar en el mundo como mujer, las diversas formas de existir como mujer hoy.

La primera escena es la de La mujer muerta vestida de novia, las joyas siendo dispuestas en su falda, sus orejas, su manos, los cuidadosos preparativos del cuerpo antes de ser enterrada, mezclados a imágenes de su infancia con la mejor amiga: casi 10 minutos sin palabras. “Hay otros momentos rápidos y eficientes, donde la imagen lo dice todo, cuando algo es imaginado o soñado, revelando un miedo, preocupación o deseo. O cuando la cámara invade la intimidad, prácticamente entrando en el personaje por su rostro, sus ojos, su boca”.[3]

Las palabras vienen en el discurso de despedida de la mejor amiga, cuando se propone a cuidar para toda la vida de la hijita bebé y del marido de la amiga, el hombre al que secretamente le gusta de vestirse de mujer. Travesti o crossdresser, es sin duda con mucha delicadeza que Ozon lo expone vestido de mujer; así travestido, conquista la amiga y surge la reciprocidad del amor y el nuevo embarazo. Sin embargo, ella quiere amarlo solamente a través de la imagen de La mujer que puede representar. La mujer completa.

La pluralidad de los semblantes de mujer en la actualidad hace con que La mujer-toda, no-barrada, pase a existir. Esa puede ser una de las lecciones de esa bella película: la interpenetración de los géneros a través de la imagen-semblante transforma La mujer en un todo accesible al universal, independientemente de la anatomía.

 

Traducción del portugués: Pablo Sauce

 

 

 

[1] Lacan, J. O Seminário – livro 20, Mais, ainda. Rio de Janeiro, JZE, 1982, p. 98.

[2] Ozon, F. Uma nova amiga – longa metragem francês de 2014, com Romain Duris, Anaïs Demoustier, Raphaël Personnaz. http://cultura.estadao.com.br/noticias/cinema,provocativo–filme-uma-nova-amiga-seduz-o-espectador-para-melhor-tira-lo-de-seu-centro,1727458

[3] Egypto, A. C. François Ozon vai de Hitchcock a Almodóvar em Uma nova amiga. http://pipocamoderna.com.br/critica-francois-ozon-vai-de-hitchcock-a-almodovar-em-uma-nova-amiga/434686