image008- doraLlega el tiempo de concluir, de cosechar las recompensas de más de un año de trabajo que nos une bajo el Imperio de las Imágenes. Imágenes e imaginarios, distintos entre sí, se ataron en la inmensa producción que los 11 flashes publicaron y analizaron: la relación con el cuerpo, con la mirada, con el mundo y con el presente, entre otras características. Como no todo puede ser dicho, también no todo puede ser mirado, a menos que…

Monica Torres en el texto Imágenes deslumbrantes, eclipse de las palabras, nos habla de sus lecturas sobre el tema; aparte de los autores, ella ha leído revistas y ha señalado que el programa cultural en Buenos Aires, por lo menos en aquella semana, fue dedicado a las imágenes, no siempre deslumbrantes. “El mundo es lo que se ve y se hace ver”. Hay un hambre por imágenes; este es el imperio de las imágenes en sus dimensiones de imperativo y de predominio, de poder y de dominación. Nuestra civilización se basa en la mirada, en todo mirar, en todo controlar, pero no se ve todo – hay lo real que no se rinde a las imágenes. Ellas lo velan y también pueden tocarlo, como concluye la autora.

Lacan dice que el mundo es imaginario, y también que el mundo es omnivoyeur, y Fernando Gómez Smith añade: exhibicionista. Todo a ser mirado y todo a darse a mirar. En su texto El ampay, un término del argot popular, se designa la mostración en las televisiones de lo que no debería ser mostrado, lo privado es “publixado”, de acuerdo con lo que quieren los paparazzi. Por último, Fernando señala que la mirada absoluta, el Otro absoluto, fuera de lo Simbólico, saca lo extraño, lo Unheimlich.

Vemos a continuación: “En la época del imperio de las imágenes, un hombre sin vergüenza” (Liliana Bosia). Muy útil! Este Otro primordial no juzga, ve y le da a ver, pero es descarado! Esto es hecho para ser gozado por medio de la mirada: está en las redes sociales, en los reality shows… Lizbeth Yanet aproxima la máxima “una imagen vale más que mil palabras”, cómo quieren la publicidad y el discurso capitalista, de la imagen del autista. “Para el sujeto autista, una imagen (es) sin valor” porque no hay la dimensión de la sugestión, no hay Otro, simplemente es.

Maria Fátima Pinheiro muestra la diferencia entre la imagen visible e invisible al articular las imágenes invisibles con la exposición de Sophie Calle Pour la dernière et pour la première fois. Después de observar la condición para que una imagen pueda evocar lo inefable y lo inexpresable, o sea, estar vinculada a lo Simbólico, ella demuestra que la intrusión del significante en el cuerpo da a la imagen el poder de perturbar.

¿Y Joyce? La inevitable modalidad de lo imaginario es el lema de Mayra de Hanze al referirse a Miller cuando cita Joyce: “la inevitable modalidad de lo visible” para localizar la práctica psicoanalítica: “la modalidad de lo decible”, que, al final, “la imagen es una inevitable modalidad de fantasma”. Imaginario, visible, decible y fantasma son términos que se superponen frente a la función de lo imposible a ser evitado, o sea, hacer consistir el cuerpo más allá del sentido. Desde la imagen hacia lo imaginario sería una buena articulación para estos textos.

¿Y más allá de los escritos, que “oi-vivimos”?: Raúl Antelo, profesor titular de literatura brasileña en la Universidad Federal de Santa Catarina, participará en el VII Enapol hablando con Maria Adelaide Amaral (periodista, escritora, dramaturga) y Regina Silveira (artista multimedia, grabadora, pintora) en la sesión plenaria sobre El Arte y el Imperio de las Imágenes. ¡Una feliz lectura y hasta pronto! Como no todo es imagen, imaginario, decir, oír, mirar, fantasía, arte…

 

 

Traducción del portugués: Adriano Messias