Las Conversaciones, tal como han sido introducidas en el último ENAPOL, fueron un éxito: epistémico, clínico y político. No solamente por el número de compañeros implicados y por el intercambio proporcionado entre las tres Escuelas de la FAPOL, sino también por los avances que posibilitaron en nuestra manera de pensar la experiencia analítica en la contemporaneidad y por los documentos de trabajo producidos. “Hablar con el cuerpo”, sintagma explorado desde varias perspectivas, abrió camino para lo que fue introducido por Jacques-Alain Miller enseguida como “el cuerpo hablante”, nueva manera de pensar el inconsciente en el siglo XXI. Retomada en el ENAPOL VII, la fórmula de las Conversaciones ya se pone en marcha con los grupos de trabajo formados, posibilitando nuevos encuentros, presenciales y virtuales, en el ámbito de la FAPOL.

Los textos de Mauricio Tarrab y Raquel Cors Ulloa, en este Boletín, puntúan el lado inquietante, para lo mejor y para lo peor, del imperio de las imágenes. Sin la nostalgia de restablecer el referente desvanecido, ambos resaltan la importancia de la orientación proporcionada por el psicoanálisis delante de la ineficacia simbólica de nuestros días. La precariedad de la significación fálica exige un saber hacer con el cuerpo y su goce que pasa por un uso de las imágenes que valga la pena.

El filósofo y sociólogo Zygmunt Bauman, a propósito de la masacre de los caricaturistas del Charlie Hebdo, ocurrido en Paris en enero – un episodio que se inscribe en la época del imperio de las imágenes – dice que hoy la violencia no se dirige más a los jefes de Estado – como Abraham Lincoln – o a los símbolos del capitalismo – como el World Trade Center. Los blancos del asesinato político son individuos, lo que sería el resultado de la desinstitucionalización y privatización de la condición humana. La responsabilidad última seria, por lo tanto, individual[1]. La violencia se dirige a los formadores de opinión a través de imágenes propagadas globalmente, a nivel planetario.

Pensemos, a partir de esta reflexión, que uso puede hacer de las imágenes el psicoanálisis y de la presencia, in situ, de cada psicoanalista. El Seminario de Lacan sobre Joyce es un guía indispensable a ser explorado en las manipulaciones de los tres registros y en las maneras posibles de dar consistencia al cuerpo proporcionadas por la experiencia analítica.

 

Elisa Alvarenga

 

Traducción del portugués: Pablo Sauce

 

[1] BAUMAN, Z. Le terrorisme de la “dérégulation”, in Marianne n. 927, Paris, 23-29.01.2015.